Diabetes y dieta proteinada: adelgazamiento más rápido y mejora de parámetros cardiovasculares.

Diabetes tipo 2: problema mundial

Los cambios tecnológicos y laborales han llevado a las sociedades modernas a un modo de vida sedentario. Este hecho se acompaña del mantenimiento de dietas con valores calóricos demasiado altos para la menor demanda energética de la vida actual.

Por si esto fuera poco aparecen en nuestra alimentación cada vez más productos refinados, procesados industrialmente y que contienen gran cantidad de lípidos y de glúcidos de alto índice glicémico.

Todo ello ha producido en los países desarrollados una epidemia de obesidad global. Como consecuencia de ello la diabetes tipo 2 ha aumentado su prevalencia de manera alarmante a nivel mundial, convirtiéndose en una pandemia que no cesa de crecer.

Dieta hipocalórica convencional para la diabetes tipo 2

Factor de riesgo cardiovascular

La diabetes es una enfermedad que afecta de manera general a todo el metabolismo y a la mayoría de sistemas del organismo, siendo un factor de riesgo de primer orden en la aparición de enfermedad cardiovascular. De hecho la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte de los enfermos de diabetes.

El control de la obesidad mejora la Diabetes

El mantenimiento de un peso correcto y el evitar su ganancia son factores determinantes para conseguir un óptimo manejo de la enfermedad. A este respecto se ha observado en múltiples estudios científicos que en los diabéticos con sobrepeso y obesidad, una moderada pérdida de peso, de entre un 5 y un 10%, produce una notable mejoría de los niveles de glucosa y lípidos en sangre, así como también de la hipertensión arterial.

Así pues con una sola acción, la pérdida de peso, mejoramos de golpe todos los factores de riesgo cardiovascular que constituyen el denominado "síndrome metabólico".

Dieta hipocalórica proteinada para la diabetes tipo 2

Últimamente se han utilizado para el control de peso de los pacientes obesos con diabetes tipo 2, dietas hipocalóricas en las que se ha rebajado el aporte energético de los glúcidos en favor de las proteínas. Este hecho, en principio, vino determinado por la mayor rapidez en la pérdida de peso (debido al mayor efecto termogénico de las proteínas) y el menor índice de abandono (debido al mayor efecto saciante de las proteínas) que tienen las dietas hipocalóricas proteinadas respecto de las dietas hipocalóricas convencionales.

Pero se han podido observar algunos beneficios adicionales que pueden aconsejar la utilización de las dietas hipocalóricas proteinadas en este tipo de diabetes. Uno de ellos es la mejoría del perfil lipídico de estos enfermos, incrementándose los valores de HDL-colesterol (colesterol bueno) en estudios a un año y una mayor disminución de los triglicéridos en estudios a tres meses.

Asimismo en diabéticos obesos con niveles altos de triglicéridos, la dieta hipocalórica proteinada induce una disminución mayor del colesterol total, la grasa corporal total y la grasa abdominal.

La presion arterial también parece reducirse en mayor medida cuando utilizamos una dieta hipocalórica proteinada, en comparación con la disminución que se produce al utilizar una dieta hipocalórica convencional.

Prevención de la hiperinsulinemia que conduce a la diabetes

Algunos investigadores, basándose en el hecho de que las dietas hipocalóricas proteinadas disminuyen la glucemia y la insulinemia postprandial, sugieren este tipo de dieta como preventiva del gran incremento de diabetes tipo 2 que se produce durante el embarazo y la adolescencia, épocas críticas en cuanto a un alto consumo calórico.

Ejercicio físico obligatorio y aporte de ácidos grasos mono y poliinsaturados

Hay que aclarar aquí que para unos resultados plenamente efectivos y unos beneficios duraderos en el tiempo de este tipo de dieta en el paciente diabético, hay que  conseguir introducir durante el seguimiento de la misma, unos hábitos saludables de alimentación que permitirán mantener la disminución de peso lograda. 

Del mismo modo es fundamental introducir conjuntamente con estos hábitos dietéticos unas pautas de ejercicio físico, adaptadas a las condiciones de cada persona, sin las cuales todo el esfuerzo previo puede venirse abajo en poca semanas. Es en gran parte una cuestión de motivación y de voluntad, y la persona tiene que ser consciente, por su propia salud, de que vale la pena no perder todo lo que le costó un gran esfuerzo obtener.

Es importante también que el principal aporte de grasa en este tipo de dietas provenga del pescado e incluso añadir un complemento rico en ácidos grasos mono y poliinsaturados.

Beneficios y limitaciones de la dieta hipocalórica proteinada en diabetes

Estos hechos, sumados a la ya conocida mayor rapidez en la disminución del peso y el  menor índice de abandono de la dieta, que proporcionan las dietas altas en proteínas, hacen que este tipo de dietas se constituyan en una interesante alternativa a las dietas hipocalóricas convencionales en el manejo del sobrepeso y la obesidad del paciente con diabetes tipo 2.

En cuanto a las limitaciones de utilización vendrían marcadas sobre todo por la existencia previa de insuficiencia renal o hepática en el paciente. La insuficiencia cardíaca, el accidente cerebrovascular, el tratamiento con diuréticos, la hiperuricemia, la enfermedad de Addison, la enfermedad mental, la enfermedad neoplásica y una edad menor de 18 años o mayor de 65 son factores que también contraindicarían este tipo de dietas.

Categorias