Prevención cardiovascular ¿Hay alternativas a los fármacos?

Enfermos cardiópatas

Las personas con algún tipo de patología cardiovascular suelen ser "enfermos polimedicados". Estatinas para el colesterol, IECAS o diuréticos para la hipertensión, ácido acetilsalicílico como antiagregante plaquetario y betabloqueantes para la angina, la arritmia o la insuficiencia cardíaca, se juntan en una de las recetas más habituales en la farmacia. Pero... ¿Existen alternativas más naturales a estos fármacos?

Para las personas con una patología cardíaca diagnosticada (angina de pecho, infarto, arritmia, hipertensión o insuficiencia cardíaca) no es recomendable en ningún caso dejar la medicación prescrita por el médico. No podemos hablar de tratamientos alternativos pues de momento no se ha demostrado que algún producto natural tenga la eficacia de los fármacos que acabamos de citar para el control de estas enfermedades.

Terapia complementaria

Si que podemos utilizarlos como terapia complementaria, que en muchos casos va a servir para disminuir las dosis de fármaco inicialmente prescritas o para aliviar efectos secundarios provocados por aquellos. Así ocurre con los ácidos grasos omega 3, la coenzima Q10 y el resveratrol, tal como podemos ver en el cuadro siguiente:

Prevención del riesgo cardiovascular

Para las personas que tienen algún factor de riesgo cardiovascular -sobrepeso, intolerancia a la glucosa, colesterol o triglicéridos elevados, tensión arterial al límite (mayor de 130/85), tabaquismo- si que podemos hablar de un tratamiento preventivo de la aparición de enfermedad cardiovascular con productos naturales, pues ya son muchos los estudios y pruebas de su eficacia que se acumulan y todavía más los que están actualmente realizándose.

Omega 3, Coenzima Q10 y Resveratrol

En Farmacia Germana recomendamos especialmente tres productos: Ácidos grasos Omega 3, Coenzima Q10 y Resveratrol, por su eficacia y amplitud de efectos, que abarcan desde el control del colesterol, LDL-colesterol, triglicérios o presión arterial, hasta el control del ritmo cardíaco, la fuerza de contracción cardíaca o el estrés oxidativo.

De particular importancia nos parece el control de este último parámetro pues el incremento del estrés oxidativo es típico de la patología cardiovascular, y una causa importante de degradación progresiva de todas las condiciones cardíacas.

Así, en función de los síntomas individuales de cada persona podríamos "polimedicarla" con alguno o varios de estos productos, obteniendo un gran beneficio para el mantenimiento de su salud.

Más información:

Categorias