¿Son buenas las vitaminas para los niños?

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas son un importante grupo de nutrientes que el organismo no puede sintetizar, y que por tanto debe obtener directamente de la alimentación. Se necesita muy poca cantidad de ellas -micronutientes-, pero su aporte es fundamental para el buen funcionamiento de los procesos metabólicos del organismo -oligoelementos-.

Esta necesidad, es más importante si cabe, durante la época de crecimiento. La mayoría de las vitaminas excepto la vitamina D, que es la que  fabrica el cuerpo a través de la piel cuando tomamos el sol, debemos ingerirlas a través de los alimentos. Por ello es necesaria una dieta sana y equilibrada, rica en frutas, verduras, carnes, pescados y cereales, para que el organismo de los niños pueda obtener la cantidad necesaria de vitaminas que necesita.

Las vitaminas pueden ser liposolubles, que son aquellas que se disuelven en las grasas, por lo que no se eliminan y se acumulan en el organismo; o hidrosolubles, que son aquellas que se disuelven en el agua y el organismo elimina la cantidad sobrante a través de la orina.

Una carencia de vitaminas puede producir enfermedades en los niños. La carencia de Vitamina C produce escorbuto, la de Vitamina K produce hemorragias, la de Vitamina D produce raquitismo.
 

Vitaminas importantes en la dieta de los niños

A continuación vamos a ver qué vitaminas son las más importantes para un correcto crecimiento y para un óptimo estado de salud de los niños:

  • Acido fólico: Hidrosoluble. Esencial para la producción celular y del desarrollo neuronal.
     
  • Vitamina B6: Liposoluble. Antioxidante y esencial para el sistema inmunitario y el desarrollo de la visión, además de la formación de la piel, huesos y dientes.
     
  • Vitamina B12: Hidrosoluble. Esencial para la multiplicación de los glóbulos rojos y del sistema nervioso. Se encuentra en el pescado, lácteos, carne roja, huevo, cerdo.
     
  • Vitamina E: Liposoluble. Importante para el desarrollo cerebral. Antioxidante. Interviene en la formación de  los glóbulos blancos. Se encuentra en huevo, aceite, cereales y verduras de hoja verde.
     
  • Vitamina D: Liposoluble. Ayuda absorber el calcio además de intervenir en la mineralización de los huesos y dientes.
     
  • Vitamina C: Hidrosoluble. Ayuda a fortalecer las defensas del organismo. Sirve para absorber mejor el hierro de los alimentos y evitar la anemia. Se encuentra en cítricos, kiwis y las verduras.

Por ello, para un aporte adecuado de cada una de ellas, es muy importante una alimentación variada, con verduras, frutas, pescado, carne, huevos, lácteos, legumbres, cereales y tubérculos.

En cualquier caso, cuando ello no sea posible o tengamos dudas sobre si el niño recibe un aporte vitamínico adecuado, podemos realizar un aporte suplementario con alguno de los complementos vitamínicos disponibles en la farnacia.

Hay productos con vitaminas de origen natural, de gran calidad, y con la dosis pediátrica adecuada. Con ellos tenemos la garantía de un aporte vitamínico suficiente, y siguiendo las instrucciones del laboratorio fabricante y del farmacéutico, la seguridad de no provocar una sobredosis en el organismo del niño.

 

Más información:
Complementos vitamínicos pediátricos en nuestra tienda on-line
 

Categorias