Alimentación funcional, suplementos funcionales


Alimentación y nutrición básica

La función de la alimentación es suministrar al organismo todos aquellos nutrientes, que son necesarios para su correcto funcionamiento, satisfaciendo sus necesidades energéticas (glúcidos y lípidos) y estructurales (proteínas). Se trata, básicamente, de aportar alimentos de todos los grupos, para conseguir una nutrición básica, que evite cualquier tipo de déficit nutricional.

Sin embargo, se ha visto que no hay una sola manera de alimentarse correctamente. El estudio de los hábitos gastronómicos de los diferentes países, demuestra que cada cultura tiene tendencia a padecer un tipo u otro de patologías, y a estar protegida contra otras.

Es así como nace la idea de estudiar los efectos beneficiosos para el organismo de algunos alimentos, investigando que nutrientes y que componentes biológicamente activos, pueden ayudarnos a mejorar nuestro estado de salud y/o a prevenir la enfermedad.

Los consumidores europeos están muy interesados en conocer la relación que hay entre estilo de vida, alimentación y salud. Crece el convencimiento y la evidencia científica, de que una dieta sana, contribuye a prevenir la aparición de la enfermedad y ayuda a mantener una buena salud, tanto a nivel físico como mental.
 

Nutrición óptima

En la búsqueda de una nutrición óptima, que nos ayude a retrasar el envejecimiento y la aparición de la enfermedad, cobran cada vez más importancia las frutas, verduras y cereales integrales, cuyos componentes biológicos activos (ácidos grasos, flavonoides, terpenos, fibra, vitaminas, minerales, probióticos...) están demostrando tener una marcada acción antioxidante y antienvejecimiento.

Las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la osteoporosis o las enfermedades reumáticas, serían algunas de las patologías cuya aparición puede prevenirse o retrasarse, con la toma de alimentos funcionales y un estilo de vida sano.
 

Alimentos funcionales

Podemos decir, que los alimentos funcionales son aquellos alimentos, que se consumen como parte de una dieta normal y contienen componentes biológicamente activos, que ofrecen beneficios para la salud y reducen el riesgo de sufrir enfermedades.

Entre algunos ejemplos de alimentos funcionales, destacan los alimentos que contienen determinados minerales, vitaminas, ácidos grasos o fibra alimenticia, los alimentos a los que se han añadido sustancias biológicamente activas, como los fitoquímicos u otros antioxidantes, y los probióticos, que tienen cultivos vivos de microorganismos beneficiosos.

Entran aquí la mayoría de verduras, hortalizas, frutas y cereales, así como margarinas, huevos y derivados lácteos modificados, entre otros.
 

Suplementos funcionales

Para ayudar a cubrir esta demanda de productos alimentarios saludables, que nos ayuden a prevenir la enfermedad y mantener la salud, Salengei presenta una línea de suplementos nutricionales, elaborados con alimentos funcionales del máximo interés, presentados para poder ser fácilmente incorporados a nuestra alimentación diaria

Los suplementos funcionales, consumidos como parte de una dieta equilibrada y acompañados de un estilo de vida saludable, ofrecen la posibilidad de mejorar la salud y/o prevenir ciertas enfermedades. Es por ello muy importante, comunicar a los consumidores los beneficios que suponen para su salud, de manera que estén bien informados para poder escoger mejor los alimentos que consumen.

En la siguiente tabla se explican las principales propiedades de algunos de ellos:


 

Más información
Suplementos funcionales en nuestra tienda on-line
Salengei active foods
Alimentos funcionales
Alimentación funcional
Alimento funcional

Categorias