Dispositivos para inhalación: técnica correcta de inhalación

¿Por qué utilizar inhaladores?

Los dispositivos inhalatorios han sido ideados para conseguir hacer llegar al pulmón los fármacos de manera directa. Con ello se consigue un efecto terapéutico con cantidades de fármaco mucho menores, y se evitan muchos de los efectos secundarios que provocan estos mismos fármacos (broncodilatadores y corticoesteroides) cuando son administrados por vía oral. 

Vamos a ver los diferentes tipos de dispositivos para inhlación que existen, en función del fabricante y del tipo de fármaco que se va a administrar. De forma general los dispositivos empleados se dividen en dos grandes grupos:


Tipos de inhaladores: cartuchos presurizados e inhaladores de polvo seco 

Cartuchos presurizados (CP)

En este tipo de dispositivos el fármaco está en suspensión en un gas propelente. Generan un aerosol constituido por partículas de diferentes tamaños que oscilan entre 2 y 4 micrómetros de diámetro. Para entendernos, son los inhaladores de "tipo Ventolin".

Las normas generales que siempre tenemos que cumplir para hacer un uso correcto de este tipo de dispositivos son las siguientes:

  1. El paciente debe estar incorporado o semiincorporado para permitir la máxima expansión torácica.
     
  2. Destapar y agitar en el caso de cartucho presurizado (CP).
     
  3.  Efectuar una espiración lenta y profunda, es decir, sacar el aire de los pulmones. Colocar los labios alrededor de la boquilla del inhalador y empezar a inspirar lentamente por la boca y una vez iniciada la inspiración presionar el cartucho (una sola vez) y seguir inspirando lenta y profundamente hasta llenar totalmente los pulmones.
     
  4. Retirar el dispositivo de la boca y aguantar la respiración durante 10 segundos. Así se consigue que las partículas de fármaco que hemos aspirado sedimenten y se depositen donde han de actuar, en los bronquios y bronquiolos terminales. Si no aguantamos la respiración durante 10 segundos el fármaco inhalado tal como ha entrado saldría con el aire que espiramos.
     
  5. En el caso de administrar más dosis esperar al menos 30 segundos entre cada toma y repetir el procedimiento desde el paso 1.
     
  6. Enjuagar bien la boca y hacer gárgaras con agua tras la utilización de cualquier inhalador y muy especialmente tras la inhalación de corticoide. Así conseguimos eliminar las partículas de fármaco que se han quedado en la garganta, cuerdas vocales y boca donde no tienen ninguna función. Si no enjuagamos bien la boca y la garganta es fácil que aparezcan complicaciones como hongos (candidiasis oral).



Imagen y diseño habitual de los cartuchos presurizados. La coordinación inhalación-pulsación es fundamental
 

 Inhaladores de polvo seco

En este tipo de dispositivos el fármaco es un polvo micronizado. A diferencia de los CP estos sistemas no utilizan gases propelentes para vehiculizar el fármaco. Existen inhaladores de polvo monodosis (cápsulas con una sola dosis de fármaco que son perforadas por agujas al accionar el dispositivo) e inhaladores multidosis (dispositivos más novedosos y de mayor utilización). 

En este grupo también hay diferentes dispositivos -cada fabricante suele tener el suyo- tenemos igualmente que cumplir unas normas generales un uso correcto de ellos:

  1. El paciente debe estar incorporado o semiincorporado para permitir la máxima expansión torácica.
     
  2. Destapar y cargar la dosis de fármaco.
     
  3.  Efectuar una espiración lenta y profunda, es decir, sacar el aire de los pulmones. Colocar los labios alrededor de la boquilla del inhalador y hacer una inspiración rápida y enérgica para arrastrar el polvo, incluso dos veces, si es preciso, en los dispositivos de polvo monodosis para vaciar el contenido de la cápsula.

    En los dispositivos de polvo seco no existe el problema de la coordinación pulsación-inspiración que existe en los CP. Así pues, primero cargas la dosis de fármaco en polvo y una vez cargado, después lo aspiras de forma rápida y profunda.
     
  4. Retirar el dispositivo de la boca y aguantar la respiración durante 10 segundos. Así se consigue que las partículas de fármaco que hemos aspirado sedimenten y se depositen donde han de actuar, en los bronquios y bronquiolos terminales. Si no aguantamos la respiración durante 10 segundos el fármaco inhalado tal como ha entrado saldría con el aire que espiramos.
     
  5. En el caso de administrar más dosis esperar al menos 30 segundos entre cada toma y repetir el procedimiento desde el paso 1.
     
  6. Enjuagar bien la boca y hacer gárgaras con agua tras la utilización de cualquier inhalador y muy especialmente tras la inhalación de corticoide. Así conseguimos eliminar las partículas de fármaco que se han quedado en la garganta, cuerdas vocales y boca donde no tienen ninguna función. Si no enjuagamos bien la boca y la garganta es fácil que aparezcan complicaciones como hongos (candidiasis oral).



Imagen y diseño habitual de los inhaladores de polvo seco. Hay que cargar siempre el dispositivo antes de inhalar.


Pregunte siempre que tenga alguna duda: está en juego la eficacia del tratamiento

De cualquier manera, antes de utilizar cualquier dispositivo inhalador hay que leer con atención las instrucciones de uso que vienen en el prospecto. En la farmacia donde se lo dispensan le proporcionarán la explicación necesaria sobre su correcta utilización y no debe dudar en volver a preguntar cuando tenga dudas o necesite recordar la explicación.

Existe un importante riesgo de pérdida de eficacia del tratamiento debido al desconocimiento de los pacientes sobre el uso adecuado de los dispositivos. Estos aparatos requieren el aprendizaje de una técnica específica y si no se consigue que el paciente la domine se va a comprometer seriamente su efectividad.


Resumen de los 4 pasos a seguir en el dispositivo de Glaxo: (1) Abrir, (2) Cargar, (3) Inhalar, (4) Cerrar


Más información sobre los cartuchos presurizados (CP)

Los CP generan un aerosol constituido por partículas de diferentes tamaños que oscilan entre 2 y 4 micrómetros de diámetro. Ello permite al fármaco ser absorbido en los bronquiolos de modo correcto.

Ventajas de los CP:

  • Son ligeros y de pequeño tamaño, por tanto idóneos para ser transportados por el paciente.
  • No requieren un flujo inspiratorio elevado y provocan un buen aporte intrapulmonar del fármaco.
  • Se pueden adaptar a cámaras de inhalación (hay que comprobar que sea compatible el CP con la cámara).



Resumen de los pasos a seguir para la administración de un fármaco con un cartucho presurizado
 

Inconvenientes de los CP:

  • El principal inconveniente es la dificultad de coordinación entre la inspiración y el disparo que en algunos pacientes es díficil de conseguir. En este caso pueden utilizar una cámara de inhalación.
  • Dada la velocidad con la que el gas sale del cartucho se favorece el choque de las partículas del medicamento en la orofaringe y en algunos pacientes esto produce irritación potenciado por el efecto frío del gas propelente. Además del gas propelente se emplean cosolventes y a veces conservantes.
  • Existe la posibilidad de abuso del fármaco por parte del paciente facilitado por su presentación ligera y de pequeño tamaño.
  • La mayoría de los dispositivos de CP no indican el número de dosis restantes (el paciente desconoce cuantas dosis le quedan).
     

Más información sobre los dispositivos de polvo seco

Ya hemos visto que la principal diferencia entre los cartuchos presurizados y los inhaladores de polvo seco, es que estos últimos no utilizan ningún gas propelente para impulsar el fármaco. Es la inspiración del propio paciente la que introduce el fármaco, en este caso un polvo micronizado, en los pulmones.



Resumen de los pasos a seguir para la administración de un fármaco con un dispositivo de polvo seco
 

Ventajas de los dispositivos de polvo seco:

  • Facilidad de empleo, no requieren ninguna técnica especial, de manera que desaparece la necesidad de coordinación pulsación-inspiración.
  • Eficacia clínica igual o superior a la obtenida con los CP.
  • Tamaño reducido, por lo que resultan discretos y fáciles de transportar.
  • Ausencia de gases propelentes contaminantes; en el caso del sistema Turbuhaler, además se utiliza el fármaco puro sin ningún aditivo.
  • Tienen un indicador de dosis que informa de la cantidad de medicamento existente en el dispositivo.
  • Posibilidad de ser utilizados en pacientes traqueotomizados y laringectomizados.
     

Inconvenientes de los dispositivos de polvo seco:

  • Se precisa una inspiración rápida y enérgica para aspirar el polvo, por lo que se cuestiona su uso en menores de 5 años y en pacientes con obstrucción acentuada.
  • Si se realiza una espiración en la boquilla se dispersa la dosis preparada para ser inhalada.
  • Los pacientes no aprecian la inhalación del fármaco.
  • Producen un elevado impacto orofaríngeo aumentando los efectos secundarios locales.
  • El precio es superior al de los CP.

La limpieza del dispositivo de polvo seco nunca debe realizarse con agua. Simplemente se debe frotar con un paño o papel seco alrededor de la boquilla después de su uso, cerrar y guardar en un lugar seco.



Imagen de diferentes modelos de inhaladores de polvo seco

 


Cámaras de inhalación

Son aparatos diseñados para ayudar a mejorar la eficiencia en el uso de los cartuchos presurizados (CP). Su uso es ideal para los niños y pacientes con problemas de coordinación ya que con las cámaras no es necesario que la inhalación se produzca casi simultáneamente al disparo del cartucho

 Además disminuye la sensación desagradable producida por la entrada y evaporación del solvente en la orofaringe.


Imagen de una cámara de inhalación para uso conjunto con un cartucho presurizado
 

Modo de empleo de una cámara de inhalación

  1. El paciente debe estar incorporado o semi incorporado.
  2. destapar el cartucho, ponerlo en posición vertical (forma de L) y agitarlo
  3. acoplar el cartucho en el orificio de la cámara
  4. efectuar una espiración lenta y profunda
  5. colocar los labios alrededor de la boquilla de la cámara
  6. disparar una dosis del CP dentro de la cámara y aspirar el aire lenta y profundamente durante 5 o 6 segundos
  7. Se pueden realizar 3 o 4 respiraciones a través de la cámara inspirando lentamente por la boca y sacando el aire por la nariz
  8. retirar la camara de la boca y aguantar la respiración durante 10 segundos
  9. sacar el cartucho de la cámara, taparlo y guardarlo en lugar seguro

Si se utilizan varias dosis de cualquier medicamento inhalado con la cámara, hay que esperar un mínimo de 30 segundos entre cada toma y repetir el procedimiento desde el primer paso; es decir "las manchadas" siempre de una en una, con o sin cámara.

En cualquier caso hay que tener en cuenta que no todos los inhaladores son compatibles con todas la cámaras.
 

Mantenimiento y limpieza de las cámaras

Es conveniente la primera vez que se utiliza una cámara hacer dos pulsaciones del inhalador dentro para que las paredes queden impregnadas de partículas.

Las cámaras deben desmontarse enteras y lavarse con agua templada y detergente suave al menos una vez a la semana, y dejarla al aire para que se seque; no deben secarse por dentro con un trapo porque sino adquieren carga electróstatica. Después se deben montar de nuevo.

Antes de utilizar la cámara debe comprobarse que no tiene fisuras y que las válvulas funcionan correctamente.

Se debe evitar guardar las cámaras en lugares en los que puedan depositarse partículas de grasa, polvo, etc.

 

Más información

Utilización de dispositivos para inhalación
Taller de uso de inhaladores
Uso de inhaladores

 

 

 

 

Categorias