Cómo evitar el mareo en los viajes

¿Qué es el mareo?

El mareo es una sensación de pérdida del equilibrio, generalmente acompañado de ganas de vomitar.

El equilibrio se mantiene por la acción de diferentes sistemas –vista, oído, huesos y músculos-, que transmiten información sobre nuestra posición hasta el cerebro, donde se encuentra el órgano del equilibrio (aparato vestibular). Éste se encarga de procesar toda la información recibida y nos ayuda a mantenernos en nuestra posición normal.

Causas del mareo

El mareo se produce cuando la información recibida en el órgano del equilibrio desde los diferentes sistemas (vista, oído, sistema osteomuscular) no concuerda. Es decir, la vista envía una sensación de movimiento que no se corresponde con la que proviene del oído ni con la sensación de posición de nuestro cuerpo.

Síntomas

El mareo suele comenzar con una sensación rara, de vacío en el estómago o de vértigo. Si el efecto de movimiento continúa y el cerebro no se adapta, los síntomas progresan a sudoración, bostezos, lloros (en niños pequeños), salivación, palidez, náuseas y finalmente vómitos.
Estas sensaciones se producen durante los viajes y pueden darse en cualquier medio de locomoción (barco, avión, automóvil…).
Suele ser más frecuente en niños (desde los 2 años hasta la adolescencia) y en las mujeres.

Tratamiento  del mareo: prevención

(1) Comida: evite los productos lácteos, los muy ricos en proteínas y grasas. Dé al niño comidas ligeras y que no pase más de tres horas sin comer. El hambre parece acentuar la sensación de mareo. Masticar galletas secas tipo “cracker” puede ayudar a limitar las náuseas.
(2) Aumente la ventilación y la exposición al aire fresco. Procure mantener una temperatura agradable dentro del coche. Evite los olores desagradables y el humo del tabaco.
(3) Intente distraer al niño, cantando, oyendo música o con juegos de adivinanzas que le hagan mirar el paisaje por la ventana delantera. Impida que fije la vista en libros o juegos de bolsillo.
(4) Evite la conducción brusca y los trayectos muy largos sin parar.
(5) Para prevenir los mareos se recomienda situarse en la parte más central del vehículo (coche, autocar, barco, avión).
(6) El niño debe ir sentado mirando hacia delante. No le permita moverse por el coche. (Por razones de seguridad, el niño debe ir siempre sentado en la parte de atrás del coche en una sillita homologada o con el cinturón abrochado y no debe moverse, aunque no se maree. Los niños menores de 12 años no deben viajar en el asiento delantero).
(7) Si a pesar de todo sigue mareado, pare el coche y haga que el niño se tumbe con los ojos cerrados unos minutos. Una toalla húmeda fresca en la frente y mucho cariño mejoran los síntomas.
(8) En cualquier caso, siempre es bueno tener a mano una bolsa y ropa de recambio, junto con un poco de paciencia y ternura con el vomitador involuntario.

Medicación preventiva

Existen fármacos para la prevención del mareo. Pueden administrarse en forma de pastillas (en niños mayores de 6 años) o en forma de jarabe en los más pequeños. Hay que administrarlos media hora antes de iniciar el viaje. Aunque no necesitan receta médica consulte a su pediatra o a su farmacéutico sobre la administración de los mismos y las dosis recomendadas.
 

Categorias