Síndrome metabólico

¿Qué es el síndrome metabólico?

El síndrome metabólico no se trata de una única enfermedad sino que es un conjunto de problemas de salud que pueden aparecer de forma simultánea o secuencial en un mismo individuo, y cuyo origen está en la combinación de unos factores genéticos (predisposición genética a tener resistencia a la insulina) y factores asociados al estilo de vida, especialmente la sobrealimentación y la falta de actividad física. Así el síndrome metabólico está conformado por una serie de factores de riesgo que aumentan la probabilidad de padecer enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes tipo 2, enfermedad renal y mala circulación en las piernas.


¿Cómo saber si tenemos síndrome metabólico?

Una persona se diagnostica de síndrome metabólico si reune tres o más de las siguientes anomalías metabólicas o condiciones:

  • Hiperglucemia (más de 110mg/dl en ayunas)
     
  • Hipertensión arterial (130/85 mm Hg o mayor)
     
  • Obesidad abdominal: perímetro de cintura elevado (hombres>102cm, mujeres>88cm). El riesgo de enfermedad cardiovascular es mayor si la grasa corporal se distribuye principalmente en tronco y abdomen, que si se acumula principalmente en caderas, muslos y nalgas.
     
  • Trastorno de los lípidos en sangre:

           *HDL-colesterol (colesterol "bueno") bajo: menos de 45mg/dl en hombres y de 55mg/dl en la mujer

           *Nivel alto de triglicéridos (150mg/dl o más )


Causas del síndrome metabólico

El común denominador de todos estos factores es la resistencia a la insulina: la insulina, que es la hormona que permite que la glucosa circulante en la sangre penetre en las células y sea aprovechada como energía, actúa de manera ineficiente; como resultado se elevan los niveles de azucar y de grasa en la sangre.

Se cree que la causa del síndrome metabólico podría estar relacionada con una resistencia a la insulina determinada genéticamente, y condicionada por factores ambientales (estilo de vida).

Se sabe con seguridad que el exceso de grasa corporal, especialmente la que se acumula en el abdomen, favorece el desarrollo de insulinorresistencia e hipertension arterial. Se estima que la HTA es 2.5 veces más frecuente en los obesos que en las personas de peso normal.


¿Por qué es importante?

El síndrome metabólico no presenta síntomas; sin embargo se relaciona con un incremento de unas 5 veces de la mortalidad cardiovascular por deterioro de nuestras arterias. Cada una de las condiciones del Síndrome Metabólico constituye un factor de riesgo cardiovascular independiente:

  • Dislipemia
  • Obesidad
  • Hipertension
  • Resistencia a la insulina

Pero sabemos con certeza que cuando aparecen juntas más de una de las alteraciones metabólicas antes mencionadas, el aumento de riesgo cardiovascular asociado no se suma, sino que se multiplica.

La edad de los individuos propensos a padecer de Síndrome Metabólico ha ido bajando de forma dramática. Si antes el grupo de riesgo eran pacientes que bordeaban los 50 años, ahora está situado en torno a los 35 años; esto se debe a la tendencia, desde etapas muy tempranas de la vida, hacia los malos hábitos de alimentación y escaso ejercicio físico de la población en general. 

En España, el infarto de miocardio y los accidentes cerebrales ( ictus, derrame cerebral..) son responsables del 40% de las defunciones y de más de la mitad de los ingresos hospitalarios, muy por delante del cáncer, las infecciones o las muertes por accidente.

Los factores que conforman el síndrome metabólico suelen presentarse juntos en ciertas personas (predisposición genética), y en especial, en personas con obesidad central y resistencia a la insulina; y está directamente relacionado con el desarrollo de enfermedad coronaria y aterosclerosis precoz.


Tratamiento del síndrome metabólico

Debe ser multifactorial y actuar sobre todos los factores de riesgo asociados. Inicialmente es imprescindible el establecimiento y mantenimiento de un ESTILO DE VIDA SALUDABLE:

  • Dieta equilibrada, por ejemplo la dieta mediterránea: limitando la ingesta de grasa saturada e incrementando el consumo de pescado, vegetales y frutas.
     
  • Práctica de ejercicio físico regular: al menos 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada de 5 a 7 días por semana; que le ayudará a bajar de peso (combatir la obesidad), a bajar los niveles de colesterol, normalizar la presión arterial y a mejorar la resistencia a la insulina del paciente.
     
  • Los fumadores deben dejar de fumar.

Estas medidas higiénico-dietéticas se pueden complementar con el aporte de suplementos nutricionales que nos ayudarán a regular las diferentes alteraciones que constituyen el síndrome metabólico. Sin embargo cuando esto no es suficiente el médico valorará la prescripción de medicamentos para tratar la presión arterial alta (fármacos antihipertensivos), la diabetes (fármacos hipoglucemiantes), o estatinas para controlar el colesterol.


Conclusión

El mejor tratamiento del Síndrome Metabólico se basa en la prevención, control de factores de riesgo, cambios de estilos de vida, todos de muy fácil aplicación para la población, con el objeto de prevenir complicaciones. Su detección y tratamiento es importante para mejorar la salud de la población.

La finalidad del tratamiento consiste en disminuir los riesgos de enfermedad cardiovascular sobre todo la enfermedad coronaria cardíaca.
 


Más información:

Para la detección tenemos una ventaja, los estudios complementarios: determinaciones analíticas periódicas, control de la presión arterial, control de la obesidad, etc...todos de bajo coste, fiables y de fácil acceso. En Farmacia Germana ponemos a su servicio nuestros Controles Analíticos y nuestros Servicios de Salud, que le ayudarán a prevenir y, en su caso a tratar, el Síndrome Metabólico. Puede ver más información sobre ellos en nuestra tienda online:
Servicios de Salud de Farmacia Germana

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Categorias