Test para el diagnóstico rápido de la COVID-19

Coronavirus SARS-COV-2. Imagen CDC(Centers for Disease Control and Prevention)/Alissa Eckert, MS; Dan Higgins, MAMS

Utilidad de la prueba inmunológica rápida

La prueba genética de la PCR para el diagnóstico de la infección por el coronavirus SARS-COV-2, es  la definitiva para saber si un paciente está o no infectado por el virus, siendo en este sentido la más eficaz. Sin embargo, como el resultado de la PCR puede llegar a tardar varias horas, en un estado de pandemia surge la necesidad de realización de pruebas rápidas, para un cribado inicial de los pacientes con síntomas.

Las pruebas rápidas que se realizan con sangre capilar, son pruebas inmunológicas que detectan anticuerpos, como las IgM -inmunoglobulina M- y las IgG -inmunoglobulina G-; su resultado se obtiene en quince minutos, permitiendo así frenar la transmisión de la enfermedad.

La prueba inmunológica se realiza en sangre capilar y es muy sencilla y muy rápida.

¿Qué son los anticuerpos IgG e IgM?

Los anticuerpos -imunoglobulinas- son sustancias sintetizadas por los linfocitos B en respuesta a una infección, y forman parte de los mecanismos de la inmunidad adquirida de nuestro sistema de defensas.

En la primera fase de la infección, poco después del periodo de incubación, que en el caso del SARS-COV-2 puede durar varios días, se pueden detectar los anticuerpos IgM. Los anticuerpos IgM, pueden indicar infección aguda, pues son la primera señal de la misma, aunque solo van a poder detectarse durante unos días.

Sin embargo antes de que desaparezcan, el organismo va a empezar a fabricar los anticuerpos IgG, señal de una respuesta contra el virus mucho más intensa, y estos van a poder detectarse durante mucho más tiempo, incluso después de superada la enfermedad.

Curvas de la IgM y la IgG durante la infección por coronavirus SARS-COV-2 

Utilización de las dos pruebas para gestionar la pandemia

Si en la fase inicial de la pandemia, realizamos a todas las personas con síntomas un test rápido, las personas con síntomas que den negativo, serán las únicas que deberán realizarse la PCR, para descartar que tengan la enfermedad. Ello supondrá un ahorro de recursos y de personal para el sistema, en un momento de mucha sobrecarga de trabajo para el mismo.

Por otro lado, en la fase final de la pandemia, cuando queremos saber si una persona puede o no salir del confinamiento, un IgG positivo puede ser un indicador de una infección o de una infección pasada. Así pues, los test rápidos van a permitirnos saber quién tiene o ha tenido la enfermedad, aunque en caso de dar positivo una persona sin síntomas, necesitaremos hacer una PCR, para descartar que la persona pueda seguir la cadena de contagios.

De este modo, combinando las dos pruebas, podremos identificar a quienes tienen la enfermedad y pueden transmitirla, a quienes no tienen ningún riesgo de transmitir la enfermedad porque ya la han pasado o porque nunca la han tenido, y podremos también aislar a los positivos asintomáticos. De este modo se logra reducir la cadena de transmisión.

Lectura e interpretación de resultados de la prueba de anticuerpos en sangre capilar 

Otras pruebas rápidas de Antígeno-Anticuerpo

Hay otras pruebas en las que el kit lleva fijado un anticuerpo, y se investiga si una muestra respiratoria de exudado nasofaríngeo, contiene o no un determinado antígeno -proteína- del virus. Estas pruebas, sin embargo, no han dado hasta ahora el resultado que cabría esperar.


ELISA. Técnica utilizada en las pruebas de anticuerpos.

Las pruebas de antígeno-anticuerpo actuales utilizan el método ELISA, acrónimo del inglés Enzyme-Linked ImmunoSorbent Assay (ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas). La ELISA es una técnica de inmunoensayo en la cual un antígeno fijado en un soporte, de nitrocelulosa habitualmente, se detecta mediante un anticuerpo enlazado a una enzima capaz de generar un producto detectable, con un cambio de color por ejemplo. Técnicamente se la denomina enzimoinmunoensayo.

En ocasiones, con el fin de reducir el coste del ensayo, se utiliza un anticuerpo primario que reconoce al antígeno y que a su vez es reconocido por un anticuerpo secundario, que lleva enlazado la enzima anteriormente mencionada (ELISA indirecto).

El test ELISA se usa para determinar si hay anticuerpos específcos en la sangre de un paciente, en la imagen un anticuerpo contra el cáncer. Imagen c. Kohn, DNA Technologies – Southern Blotting & ELISA.

Esta técnica se decubrió a principios de los años 70 y es universalmente utilizada, por su sencillez, rapidez y versatilidad, para multitud de análisis: diagnostico de infecciones, alergias, enfermedades autoinmunes, etc.

¿Por qué han tardado en llegar los test rápidos?

La prueba de la PCR, de diagnóstico directo, se pudo poner a punto muy rápidamente, a partir del momento en que el ARN del virus fue totalmente secuenciado. En cuanto a los test inmunológicos, mucho más rápidos que la PCR, han necesitado la toma de muestras de gran número de pacientes infectados, a partir de los cuales se han caracterizado los anticuerpos específicos para el SARS-COV-2. Todo ello ha requerido bastante más tiempo, incluyendo la validación de los test por los organismos internacionales y nacionales pertinentes.


Más información:
Enfermedad por nuevo coronavirus, COVID-19. Ministerio de Sanidad y Consumo.
Coronavirus SARS-CoV-2. Departament de Salut.
COVID-19 is an emerging, rapidly evolving situation. National Institute of Allergy anf Infectious Diseases (NIH).
El Confidencial. Entrevista al epidemiólogo Daniel López Acuña.
The New York Times. How C.D.C. medical illustrators created the coronavirus pandemic’s most iconic image.

Categorias