Inhaladores: utilización correcta

Broncodilatadores en inhalador

El asma es una enfermedad cuyo principal síntoma es la sensación de ahogo (disnea) causada por la constricción de los bronquios. Los medicamentos para tratar una crisis de asma son los broncodilatadores. Estos medicamentos se presentan hoy en día en forma de inhaladores.

Este tipo de dispositivos pretenden hacer llegar el medicamento al pulmón de manera rápida y directa, sin afectar a otros sistemas del organismo, y evitando así la aparición de efectos secundarios.

Ventajas:

- Tienen una medida pequeña, fácil de transportar.
- Presentan una dosificación exacta y repetitiva.
- No requieren mucho esfuerzo, el manejo es fácil.
- Percepción inmediata por parte del enfermo de que la inhalación se ha realizado.
- Coste en general reducido.
- Se acoplan a las cámaras de inhalación.

Inconvenientes:

- Para que sean útiles es imprescindible que exista una buena coordinación entre la inspiración
y el disparo del cartucho, por lo que requieren una formación adecuada del paciente.


Partes del inhalador


Figura 1: Cartucho presurizado y sus partes

Cartuchos presurizados

Los sistemas de inhalación utilizan un cartucho presurizado dosificador y poducen un aerosol con partículas sólidas del fármaco. Son multidosis y compactos y constan de 3 partes (Figura 1):

  • Cartucho. Es un contenedor metálico con capacidad para unos 10 ml. Contiene el fármaco activo
    en forma sólido mezclado en solución o suspensión con un gas propelente, además de cosolventes,
    preservantes y aromatizantes. El gas propelente habitualmente utilizado es el freón,
    nombre genérico que se aplica a una serie de compuestos gaseosos volátiles e inertes con la
    estructura básica de los clorofl uorocarbonos (CFC), que se volatiliza a temperatura ambiente
    siendo capaz de crear una corriente de gran velocidad (30 m/s).
     
  • Válvula dosificadora. Permite liberar, con cada pulsación, una dosis predeterminada, controlada
    y reproducible del fármaco micronizado.
     
  • Contenedor externo. Es de plástico y es en el que se encajan las dos piezas anteriores. La presión
    ejercida sobre el cartucho acciona la válvula y permite la salida del aerosol a través de la boquilla.


Modo de utilización de un inhalador

  1. Quitar la tapa, proteger la pieza que debe introducirse en la boca y agitar.
  2. Inspirar y soltar el aire despacio. Inmediatamente colocar el inhalador en la boca, situando los dientes alrededor de la boquilla, poniendo los labios alrededor de la misma sellándola para evitar la entrada y salida del aire.
  3. Inspirar despacio y profundamente y al mismo tiempo apretar hacia abajo la bomba del inhalador para liberar el fármaco.
  4. Contener la respiración unos 10 segundos.
  5. Si se necesita otra dosis, esperar unos treinta segundos y repetir los pasos.
  6. Tapar el inhalador.

Categorias