La Kaloba, un medicamento natural para el resfriado y la gripe.

Pelargonium sidoides. Foto Peganum, Henfield, England

¿Qué es la Kaloba?

La Kaloba es una planta medicinal originaria del sur de África1, perteneciente a la familia de las geraniáceas, que fue introducida en Europa a principios del siglo XX por el inglés Charles Henry Stevens, y que ha venido utilizándose desde entonces para el tratamiento de las infecciones y problemas respiratorios2, 3,. Es conocida también como geranio de Sudáfrica y su nombre científico es Pelargonium sidoides.


Usos terapéuticos de la Kaloba

La Kaloba, muy utilizada desde la antigüedad en la etnomedicina africana4,  para la disenteria y la diarrea, y en la primera mitad del siglo XX para la tuberculosis5, ha despertado un gran interés en años recientes por su capacidad para disminuir la duración y la intensidad de los síntomas de muchas enfermedades respiratorias invernales6.

Concretamente ha demostrado ser de utilidad en una serie de enfermedades de las que a continuación hacemos un resumen:

  • Bronquitis aguda en adultos y niños7, 8, 9101112, 13, 14, 15
  • Sunusitis aguda en adultos12, 13
  • Rinitis y refriado común en adultos16, 12, 13, 14, 17, 18
  • Faringitis no estreptocócica19
     

Ventajas de la utilización de la Kaloba

La mayoría de infecciones respiratorias invernales son procesos víricos autolimitados, que curan por sí solos después de una fase aguda más o menos inflamatoria y molesta. Es por ello que casi nunca es necesario el empleo de antibióticos para su tratamiento.

Por ello el uso de Kaloba en las enfermedades respiratorias evita el mal uso de antibióticos con los graves problemas que ello conlleva94:

  • Gasto económico
  • Creación de cepas resistentes al antibiótico
  • Efectos secundarios gastrointestinales, destrucción de la flora bacteriana, malestar, diarreas, etc)
  • Sobreinfecciones con Streptococo β-hemolítico
     

Flor de la Kaloba. Foto Peganum, Henfield, England


Síntomas clínicos que indicarían la utilización de la Kaloba

La tos, productiva o no, y el esputo típicos de la bronquitis, son síntomas que la Kaloba puede ayudar a disminuir y controlar. El dolor de garganta que se produce al tragar cuando tenemos faringitis es otro buen motivo para utilizar la Kaloba. También la fiebre, el dolor de cabeza y los estornudos y congestión nasal asociados al resfriado pueden verse mejorados con la Kaloba. En resumen podemos utilizar la Kaloba en las siguientes circunstancias8, 10:

  • Tos, tos productiva, esputo de la bronquitis20, 21
  • Dolor de garganta al tragar típico de la faringitis
  • Ronquera de la laringitis
  • Estornudos, mucosidad nasal, dolor de cabeza de la sinusitis y la rinosinusitis20
  • Fiebre y malestar general asociado a todos los procesos anteriores


Principios activos de la Kaloba

Compuestos derivados de la cumarina

La Kaloba es una planta con una gran diversidad y complejidad de sustancias entre las que encontramos las cumarinas6, 22, unos compuestos con una estructura similar a las metilxantinas (cafeína, teofilina...). Las metilxantinas son capaces de inhibir la enzima fosfodiesterasa y aumentar los niveles de AMP cíclico y el GMP cíclico en el citoplasma celular. El AMP cíclico y el GMP cíclico actúan en la célula como segundos mensajeros tras la llegada a la misma de una señal extracelular, como por ejemplo un neurotransmisor o un lipopolisacárido bacteriano. Sin embargo se desconoce si las cumarinas actúan también mediante la inhibición de esta enzima. La proporción de curcuminoides en el extracto de raíz de la Kaloba viene a ser de un 2%.

Principales cumarinas de la raíz de Pelargonium sidoides. Imagen Sponk.
 

Polifenoles: ácido gálico y derivados y proantocianidinas (taninos condensados)

También encontramos diversas sustancias polifenólicas simples, como el ácido gálico, o más complejas como las proantocianidinas -mayormente prodelfininas- o taninos condensados, formados por subunidades de flavonoides (antocianidinas o antocianinas) como el ácido gálico, la galocatequina y la epigalocatequina, como más importantes entre ellas22. Todas estas sustancias se encuentran principalmente en las raíces, que es de donde se extraen6, 4. La proporción de sustancias polifenólicas en el extracto de raíz de la Kaloba viene a ser de un 40%.

Estructura química de una proantocianidina de la Kaloba. Imagen Herbert Kolodziej


Posible mecanismo de acción de los flavonoides y las cumarinas de la Kaloba

Cumarinas y flavonoides serían las sustancias responsables de las propiedades antimicrobianas e inmunoestimulantes de la Kaloba, pues por un mecanismo que aún se está estudiando, son capaces de incrementar una serie de mediadores de la inflamación, como las citocinas -interleucina, interferón y otros-, en diversas células del sistema inmune, especialmente en los monocitos y neutrófilos. Las tres principales citocinas encontradas han sido:

  • Interleucina 6 (IL- 6) pro-inflamatoria, que ve aumentados sus niveles
  • Interleucina 10 (IL-10) antiinflamatoria, que ve disminuidos sus niveles423
  • Factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α) proinflamatorio, aumenta sus niveles424, 23

Pero, ¿cómo desencadena la Kaloba la producción de estas citocinas? Los estudios científicos actuales han comprobado que paralelamente al incremento de citocinas en los monocitos cuando estos son expuestos a la acción de un extracto de raíz de Kaloba, también aumenta paralelamente en ellos la actividad de proteínas que son clave en las respuestas inflamatoria e inmunológica de la célula: el NF-κB y las MAP-cinasas o MAPK.

Activación del NF-κB

El NF-κB (factor nuclear potenciador de las cadenas ligeras kappa de las células B activadas) es una proteína de transcripción que se descubrió en los linfocitos B y que es capaz de activar la síntesis de las inmunoglobulinas (que contienen cadenas ligeras kappa, de ahí su nombre) que servirán para combatir a los microorganismos infecciosos.

El NF-κB se encuentra en el citoplasma de prácticamente todas las células del sistema inmune, y cuando es activado entra en el núcleo celular, activa la transcripción del ADN de diversos genes específicos que tienen receptores para NF-κB, y se produce entonces una respuesta inflamatoria o inmune. El NF-κB controla, no solamente la producción de inmunoglobulinas en los linfocitos B, sino también genes que regulan a mediadores de la inflamación, como por ejemplo IL-1β, TNF-α, IL-2, IL-6, IL-8 e interferón gamma (IFN-γ) y otros, en todas las células del sistema inmune.

Algunas de estas citocinas mediadoras de la inflamación, como el IL-1β y el TNF-α, son también capaces a su vez, de estimular la actividad del NF-κB. Esta capacidad de modular la acción de sustancias que provocan su propia activación, hace que podamos considerar al NF-κB como un amplificador de señal de la cascada inflamatoria y a su vez, como una sustancia capaz de autorregular su propia actividad por retroalimentación negativa.

Otros genes regulados por el NF-κB controlan la producción de proteínas involucradas en la actividad cardiovascular, como la sintasa de óxido nítrico (NOS), cuyo efecto es vasodilatador y de aumento de la permeabilidad, el angiotensinógeno (pro-coagulante) y el receptor de tromboxanos (pro-coagulante), contribuyendo a la propagación de la actividad inflamatoria.

El NF-κB es uno de los factores de transcripción citoplasmáticos que primero se activan cuando un virus o una proteína bacteriana entra en contacto con la superficie celular, de este modo la acción de la Kaloba es capaz de preparar y estimular la acción defensiva del organismo contra las infecciones.

Activación de la vía de las MAPK (p38 y ERK1/2)

Además del factor de transcripción NF-κB, otro camino de señalización celular que la Kaloba parece activar para incrementar las citocinas en los monocitos, es la vía de las MAP-cinasas (MAPK: protein cinasas activadas por mitógenos) -concretamente la p38 y la ERK1/2-. Estas proteínas MAPK son capaces de entrar en el núcleo de la célula para allí modificar la actividad de proteínas, regulando procesos de transcripción y modulando así la expresión de distintos genes25.

En el caso de la p38, esta proteína juega un papel fundamental para una normal respuesta inmune e inflamatoria de la célula. La p38 se activa mediante numerosos mediadores extracelulares de la inflamación, incluyendo citocinas, quimiocinas, lipopolisacáridos bacterianos, y como sabemos ahora, también por sustancias como el extracto de raíz de la Kaloba. La principal función de la p38 es la producción de citocinas proinflamatorias, y regula su expresión modulando factores de transcripción como el NF-κB o directamente a nivel del ARNm (ARN mensajero).

Los mecanismos desencadenados por todas estas sustancias determinan finalmente un incremento de la actividad fagocítica de los leucocitos: neutrófilos, monocitos y macrófagos2426. También una disminución de la capacidad de adherencia de las bacterias al epitelio celular27, 28.

 
Resumen del mecanismo de acción de la Kaloba

Después de lo comentado en el apartado anterior, no podemos decir que la Kaloba sea un antiinfeccioso de acción directa sobre los virus y las bacterias, pues no actúa interfiriendo en el metabolismo de los mismos, por lo que tampoco promueve resistencias. Lo que vemos es que actúa a través de diversos mecanismos, todavía por dilucidar completamente, que hacen que aumente el estado de preparación y de alerta de nuestras defensas en la lucha contra los microorganismos patógenos4.

Capacidad inmunoestimulante

Los estudios científicos demuestran que la Kaloba es capaz de aumentar, de manera muy rápida a partir de una determinada dosis, la cantidad de mediadores químicos en las células inmunes de la sangre -principalmente monocitos y neutrófilos-23, 29. Estos mediadores activan la producción de proteínas de fase aguda en el hígado, la producción de neutrófilos en la médula ósea, la generación de linfocitos Th17 y Th22, y activan los procesos inflamatorios. Entre estos mediadores ya hemos visto que hay involucradas diversas citocinas23, 24.

Hay que destacar que el perfil de citocinas proinflamatorias que la Kaloba es capaz de inducir, es completamente diferente al que provocan los agentes infecciosos, como virus y bacterias. Así que todas las observaciones experimentales apuntan a que la Kaloba actúa como inmunoestimulante, y es capaz antes de la infección, de activar nuestras defensas inmunológicas innatas, así como también de incrementar la habilidad del organismo para eliminar, de manera rápida y eficiente, a los potenciales microorganismos invasores patógenos 24.

De esta forma, disminuye la capacidad invasiva y la adherencia a las células humanas, tanto de virus como de bacterias. La Kaloba previene por tanto, por su acción sobre las bacterias, las sobreinfecciones oportunistas que se suelen añadir a las infecciones por virus27.

Acción contra los virus del herpes y VIH

Recientes estudios también han demostrado que la Kaloba puede ser un nuevo e interesante remedio para el tratamiento de las infecciones por el virus de la inmunodeficiencia humana -VIH-. Parece que este virus es capaz de actuar sobre genes con receptores específicos para el NF-κB y aprovecharlos para transcribir sus propias proteínas, replicarse y aumentar su patogenicidad30, 31. La actividad reguladora de la Kaloba sobre el NF-κB podría evitar la replicación del virus.

También ha demostrado su eficacia en estudios in vitro contra el virus del herpes simple32.

Acción contra las bacterias y mycobacterias

En cuanto a su actividad antibacteriana, la Kaloba ha demostrado su efecto sobre el Staphylococcus aureus multirresistente24. Otra cuestión interesante es que se ha demostrado, tal como se apuntó hace casi un siglo, que la Kaloba tiene realmente un efecto contra la Mycobacteria de la tuberculosis24, 33.

Otras posibles aplicaciones terapéuticas

Algunos estudios apuntan a una posible utilidad de la Kaloba en el dolor pélvico agudo34; y en la aspergilosis alérgica pulmonar, por su capacidad de relajar la musculatura lisa bronquial, produciendo una broncodilatación, además de su marcado efecto antifúngico35. También puede prevenir ataques de asma asociados a infecciones de las vías respiratorias altas36.


Efectos secundarios potenciales

El uso de la Kaloba como medicamento se considera muy seguro20, 8. En raras ocasiones la Kaloba ha producido náuseas, vómitos y diarrea. En otras ocasiones molestias digestivas estomacales. Más raramente reacciones alérgicas cutáneas y se discute -aunque parece que se descarta- su posible hepatotoxicidad37.

Precauciones de uso

Algunas cumarinas de síntesis química se utilizan como anticoagulantes (acenocumarol, warfarina), por lo que se ha pensado que las cumarinas de la Kaloba podrían interaccionar con estos compuestos, si se administraran conjuntamente. Aunque estudios en animales han demostrado que no hay peligro de sangrado cuando se aministra la Kaloba a ratas medicadas con un fármaco anticoagulante38, mientras no se tengan estudios adicionales en humanos, el peligro potencial de esta interacción aconseja no utilizar este medicamento en personas que esten haciendo un tratamiento con anticoagulantes, pues la Kaloba podría teóricamente potenciar su efecto14.

La Kaloba puede utilizarse con seguridad en niños mayores de 6 años. Para los menores de esta edad se recomienda no tomarla, pues todavía no se han realizado estudios que avalen su seguridad de uso.
 

Más información

Comprar productos que contengan Kaloba.

  1. Mapa del hábitat geográfico de la Kaloba. Ecology & Evolutionary Biology. Biodiversity Education & Research Greenhouse. University of Connecticut.
     
  2. Reconocimiento, por parte de la British Society for the History of Pharmacy, de la efectividad del Pelargonium sidoides casi cien años después de su introducción en Europa por Charles Henry Stevens. Umkaloabo-Late vindication of a secret remedy.A. Helmstäder. Pharmaceutical Historian, Vol. 26, Nº 1, March 1996.
     
  3. Página informativa del Pelargonium sidoides de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.
     
  4. Estudio de la actividad antibacteriana, antiviral e inmunomodulaora del Pelargonium sidoides y su importancia en la promoción de la salud.
    Kolodziej, H. (2011). Antimicrobial, antiviral and immunomodulatory activity studies of Pelargonium sidoides (EPs® 7630) in the context of health promotion. Pharmaceuticals4(10), 1295-1314.

     
  5. Historia de Charles Henry Stevens y su famoso remedio secreto “Stevens' Consumption Cure”, introductor de la Kaloba en Europa desde Sudáfrica a principios del siglo XX.
    Umckaloabo, secret remedy, Footler PJ, 7 Nov 2012 The Pharmaceutical Journal.

     
  6. Umckaloabo: historia, composición y estudios científicos que demuestran su eficacia.
    Umckaloabo: From a Patent Remedy to a Modern Herbal Pharmaceutical based on Pelargonium sidoides with Clinically Proven Efficacy Thomas Brendler Plantaphile, Belforter Strasse 20, 10405 Berlin, Germany 

     
  7. Extracto de la raíz de Pelargonium sidoides para el tratamiento de la bronquitis aguda en niños.
    Haidvogl, M., & Heger, M. (2007). Treatment effect and safety of EPs® 7630-solution in acute bronchitis in childhood: Report of a multicentre observational study. Phytomedicine14
    , 60-64.
     
  8. Eficacia del Pelargonium sidoides para el tratamiento de la bronquitis aguda en niños y adolescentes.
    Kamin, W., Maydannik, V. G., Malek, F. A., & Kieser, M. (2010). Efficacy and tolerability of EPs 7630 in patients (aged 6–18 years old) with acute bronchitis. Acta Paediatrica99(4), 537-543.

     
  9. Eficacia del pelargonium sidoides para el tratamiento de la bronquitis aguda en adultos y en niños.
    Ross, S. M. (2012). African Geranium (EPs 7630), Part 2: The Efficacy of Pelargonium sidoides (EPs 7630) in the Treatment of Acute Bronchitis in Adults and Children. Holistic nursing practice26
    (5), 283-285.
     
  10. Tratamiento de las exacerbaciones de la bronquitis con Pelargonium sidoides.
    Matthys, H., & Heger, M. (2007). EPs® 7630-solution–an effective therapeutic option in acute and exacerbating bronchitis.Phytomedicine14
    , 65-68.
     
  11. Eficacia y tolerabilidad de la Kaloba en el tratamiento de la bronquitis aguda.
    Matthys, H., Lizogub, V. G., Malek, F. A., & Kieser, M. (2010). Efficacy and tolerability of EPs 7630 tablets in patients with acute bronchitis: a randomised, double-blind, placebo-controlled dose-finding study with a herbal drug preparation from Pelargonium sidoides. 
    Current medical research and opinion,26(6), 1413-1422.

     
  12. Pelargonium sidoides para el tratamiento de las infecciones agudas del tracto respiratorio.
    Timmer, A., Günther, J., Motschall, E., Rücker, G., Antes, G., & Kern, W. V. (2013). Pelargonium sidoides extract for treating acute respiratory tract infections. 
    The Cochrane Library
    .
     
  13. Fitomedicina en Otorrinlaringología y Enfermedades del Pulmón.
    Ghazi-Moghadam, K., Inançlı, H. M., Bazazy, N., Plinkert, P. K., Efferth, T., & Sertel, S. (2012). Phytomedicine in otorhinolaryngology and pulmonology: clinical trials with herbal remedies. 
    Pharmaceuticals5(8), 853-874.

     
  14. Tratamiento de las infecciones del tracto respiratorio con Pelargonium sidoides.
    Idahosa, L. (2013). Treatment of Respiratory Tract Infections with a Pelargonium sidoides Extract (EPs® 7630):-Literature study.
     
  15. Eficacia y tolerabilidad de la Kaloba en niños y adolescentes con bronquitis aguda.
    Kamin, W., Maydannik, V., Malek, F. A., & Kieser, M. (2010). Efficacy and tolerability of EPs 7630 in children and adolescents with acute bronchitis-a randomized, double-blind, placebo-controlled multicenter trial with a herbal drug preparation from Pelargonium sidoides roots. 
    International journal of clinical pharmacology and therapeutics48(3), 184-1
    91.
     
  16. Eficacia del Pelargonium sidoides en el tratamiento del resfriado común.
    Lizogub, V. G., Riley, D. S., & Heger, M. (2007). Efficacy of a pelargonium sidoides preparation in patients with the common cold: a randomized, double blind, placebo-controlled clinical trial. EXPLORE: the Journal of Science and Healing3(6), 573-584.

     
  17. Porqué las medicinas alternativas son mejores que el paracetamol y el ibuprofeno para el tratamiento de la gripe y el resfriado.
    Alzheimer's Vitamin, D., Turmeric, C. P. R., Hands, C., Colds, F., Strength, F. M., & Setright, R. Complementary Medicine.
     
  18. Tratamiento de la faringoamigdalitis aguda no estreptocócica con Pelargonium sidoides en niños.
    Berezhnoi, V. V., Heger, M., Lehmacher, W., & Seifert, G. (2016). Clinical Efficacy and Safety of Liquid Pelargonium sidoides Preparation (EPs 7630) in Children with Acute Non-Streptococcal Tonsillopharyngitis. Journal of Comprehensive Pediatrics7
    (4).
     
  19. Evaluación de la actividad de la Kaloba para el tratamiento de la tos.
    Bao, Y., Gao, Y., Koch, E., Pan, X., Jin, Y., & Cui, X. (2015). Evaluation of pharmacodynamic activities of EPs® 7630, a special extract from roots of Pelargonium sidoides, in animals models of cough, secretolytic activity and acute bronchitis.Phytomedicine22(4), 504-509.

     
  20. Tratamiento del resfriado común en niños y adultos.
    Fashner, J., Ericson, K., & Werner, S. (2012). Treatment of the common cold in children and adults. American family physician,86(2).

     
  21. Actividad antibacteriana de los componentes del extracto de Pelargonium sidoides.
    Kayser, O., & Kolodziej, H. (1997). Antibacterial activity of extracts and constituents of Pelargonium sidoides and Pelargonium reniforme. Planta medica63(06), 508-510.

     
  22. Evaluación in vitro de la actividad antibacteriana e inmunomodulatoria del extracto de Pelargonium sidoides.
    Kolodziej, H., & Kiderlen, A. F. (2007). In vitro evaluation of antibacterial and immunomodulatory activities of Pelargonium reniforme, Pelargonium sidoides and the related herbal drug preparation EPs® 7630. Phytomedicine14, 18-26.

     
  23. Perfil farmacológico de los componentes de Pelargonium sidoides.
    Kolodziej, H., Kayser, O., Radtke, O. A., Kiderlen, A. F., & Koch, E. (2003). Pharmacological profile of extracts of Pelargonium sidoides and their constituents. Phytomedicine10, 18-24.

     
  24. Pelargonium sidoides estimula la inmunidad activando selectivamente MAPkinasas en los monocitos.
    Witte, K., Koch, E., Volk, H. D., Wolk, K., & Sabat, R. (2015). The pelargonium sidoides extract EPs 7630 drives the innate immune defense by activating selected map kinase pathways in human monocytes. PloS one10(9), e0138075.

     
  25. Principios activos inmunomoduladores del Pelargonium sidoides.
    Kayser, O., Kolodziej, H., & Kiderlen, A. F. (2001). Immunomodulatory principles of Pelargonium sidoides.Phytotherapy Research15(2), 122-126.

     
  26. Pelargonium sidoides disminuye la adhesión del Streptoccocus a las células epiteliales.
    Janecki, A., Conrad, A., Engels, I., Frank, U., & Kolodziej, H. (2011). Evaluation of an aqueous-ethanolic extract from Pelargonium sidoides (EPs® 7630) for its activity against group A-streptococci adhesion to human HEp-2 epithelial cells. Journal of ethnopharmacology133(1), 147-152.

     
  27. El extracto de Pelargonium sidoides inhibe la adhesión del Helicobacter pylori al estómago.
    Wittschier, N., Faller, G., & Hensel, A. (2007). An extract of Pelargonium sidoides (EPs 7630) inhibits in situ adhesion of Helicobacter pylori to human stomach. Phytomedicine14(4), 285-288.

     
  28. Pelargonium sidoides estimula la liberación de péptidos antimicrobianos por los neutrófilos.
    Koch, E., & Wohn, C. (2007). Pelargonium sidoides root extract EPs® 7630 stimulates release of antimicrobial peptides from neutrophil granulocytes in human whole blood. Planta Medica,73(09), P_072.

     
  29. Pelargonium sidoides es un potente inhibidor del virus HIV-1.
    Helfer, M., Koppensteiner, H., Schneider, M., Rebensburg, S., Forcisi, S., Müller, C., ... & Brack-Werner, R. (2014). The root extract of the medicinal plant Pelargonium sidoides is a potent HIV-1 attachment inhibitor. PLoS One9(1), e87487.

     
  30. Cómo el virus HIV se apropia de los receptores nucleares del NF-kB.
    Hiscott, J., Kwon, H., & Génin, P. (2001). Hostile takeovers: viral appropriation of the NF-kB pathway. Journal of Clinical Investigation107(2), 143.

     
  31. Eficacia del Pelargonium sidoides contra el virus del herpes.
    Schnitzler, P., Schneider, S., Stintzing, F. C., Carle, R., & Reichling, J. (2008). Efficacy of an aqueous Pelargonium sidoides extract against herpesvirus. Phytomedicine15(12), 1108-1116.

     
  32. Pelargonium sidoides es activo contra el Mycobacterium de la tuberculosis.
    Kim, C. E., Griffiths, W. J., & Taylor, P. W. (2009). Components derived from Pelargonium stimulate macrophage killing of Mycobacterium species. Journal of applied microbiology106(4), 1184-1193.

     
  33. Plantas africanas para el tratamiento del dolor y la inflamación.
    Iwalewa, E. O., McGaw, L. J., Naidoo, V., & Eloff, J. N. (2007). Inflammation: the foundation of diseases and disorders. A review of phytomedicines of South African origin used to treat pain and inflammatory conditions. African Journal of Biotechnology6(25).

Categorias